El arquero del Chapecoense llamó a su esposa minutos antes de morir

El arquero del Chapecoense llamó a su esposa minutos antes de morir; 2 de los sobrevivientes rompen en llanto al llegar a Brasil, El emotivo video del reencuentro con su familia, más el dolor de quienes sólo escucharon sus voces minutos antes de morir.

El emotivo video del reencuentro con su familia, más el dolor de quienes sólo escucharon sus voces minutos antes de morir.

Las noticias siguen llegando, y el dolor de quienes perdieron su vida se mezcla con la alegría de quienes sobrevivieron. Recientemente se publicó el video en el que uno de los sobrevivientes se reúne con su hijo de 11 años y rompe en llanto, y nos conmueve a todos, junto a la declaración de su padre publicada en Yahoo News, en la Henzel dice que lo “enferma pensar que todo lo que pasó fue por la falta de buen juicio en tomar la decisión correcta”.

Todo apunta a que la tragedia se debió a la falta de combustible del avión que nunca se detuvo a cargar más. Henzel relata que justo antes de estrellarse, nadie sabía lo que estaba sucediendo. Que algunos preguntaron cuanto faltaba para aterrizar y la tripulación dijo, 10 minutos.

Unos minutos más tardes, las luces se apagaron, “todos corrimos a nuestros asientos y nos ajustamos los cinturones y el avión se estrelló”.

El arquero llamó a su esposa minutos antes de morir

Por otro lado, el Inside Edition recientemente dejó saber que el arquero del equipo, Marcos Danilo, a quien se contó en un principio como uno de los sobrevivientes, llamó a su esposa desde el hospital, dejándole sus últimas palabras, justo antes de perder su vida.

El video que hoy recorre el mundo, muestra a Rafael Henzel rompiendo en llanto al ver a su hijito. Pero además de sus lágrimas, Henzel siente enojo por lo sucedido y tiene varias cosas que reclamar.

Según lo declarado en Yahoo News, Henzel dijo que el piloto nunca les dijo que se ajustaran los cinturones antes de estrellarse.

Las investigaciones se están llevando a cabo en Brazil, Bolivia y Colombia, pero al parecer el consenso es que la falta de combustible sería el causante de la nefasta tragedia.

Henzel le atribuye su vida al hecho de que fue producto de un milagro y a la buena suerte de haberse despertado mientras un trabajador de emergencia médica pasaba por su lado.