Cosas que te pasan cuando vives lejos de tu mamá

A veces sucede que la vida nos pone en situaciones donde nos alejamos de casa, muchas veces por trabajo o estudio tenemos que mudarnos a otro país o ciudad por largas temporadas. Pueden pasar meses o años donde estamos alejados de nuestro hogar y más importante aún, de nuestra madre.

Hay mucha gente que pasa el Día de la Madre alejada del ser que les dio la vida, y no una vez, puede suceder incluso más de 2 o 3 veces. Es complicado porque en estos días lo único que queremos hacer es abrazar a nuestra madre y decile cuanto la amamos. Por eso recordamos estas situaciones donde estar lejos de mamá es lo peor del mundo.

1. Nunca pensaste que la ibas a extrañar tanto

2. Despedirte de ella fue demasiado duro

3. Cuando estás enferma la echas demasiado de menos

4. Cada vez que es tu cumpleaños, el suyo o el día de la madre, tienes un mal día sin ella

5. Se cree que puedes hablar por Skype a todas horas

6. Te das cuenta de todo lo que hacía tu madre por ti en casa, porque ahora tienes que hacerlo tú

7. Es por eso que la llamas cada vez que tienes dudas con lo que sea

8. Te das cuenta de que ella es la única que en verdad está ansiosa por saber cómo te ha ido cada segundo de tu día, quiere todos los detalles

9. Te pregunta si estás comiendo bien

10. Incluso te pregunta si te estás abrigando lo suficiente

11. Te obliga a que la aceptes en todas las redes sociales, y le da a “me gusta” a absolutamente todo lo que publicas

12. Y si no le gusta, te escribirá por Whatsapp para decírtelo

13. Y eso te duele, porque aunque esté lejos, no quieres decepcionarla

14. El día que la vuelves a ver, no hay abrazos suficientes en el mundo para darle

15. Cuando llevas varios meses sin verla, todo lo relacionado con mamás te hace llorar

16. Y es por eso que ignoras sus mensajes, aunque ella no lo sepa. Porque a veces hablar con ella simplemente hace que no quieras estar donde estás

17. Pero es entonces cuando ella te dice lo orgullosa que está de ti. Y es en ese minuto cuando te das cuenta de que, aunque sea duro estar lejos, tienes que seguir siendo valiente